Arena del desierto

Con la llave que hemos encontrado, hemos probado a abrir el candado pero no ha habido suerte así que hemos leído la nueva pista que nos decía que debíamos ir a la clase de la seño María.

Al llegar allí la seño María nos ha entregado dos cuencos de arena del desierto, dentro de los cuencos había diferentes números y cada equipo debía ordenar estos números para formar una serie distinta.

Sé el primero en comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.