LA CIUDAD ALEGRE Y CONFIADA. DON JUAN PASQUAU.

Un escrito para la reflexión,

muy adecuado a los tiempos

que estamos viviendo.

De nuestro gran

Juan Pasquau Guerrero.

LA CIUDAD ALEGRE Y CONFIADA.

[Por JUAN PASQUAU]

Pertenecemos a un mundo tan

orgánicamente tramado por

fuera y tan íntimamente

desligado por dentro,

tan familiar y tan hostil,

tan de todos y tan de nadie,

con tantos intereses comunes y

con tantas ambiciones en lucha,

que los motivos para la desazón

son graves y constantes.

No, no va a seguir en pie nuestra

ficha de dominó si todas las otras

se abaten sobre el mármol.

Puede engañarnos nuestra

«civilización», esa falsa seguridad

que da un bienestar histórico

momentáneo; ese alejamiento en

que vivimos de las zonas de

fricción, de la violencia máxima.

Está claro que tenemos un

sentido estético muy

desarrollado.

No aceptamos en el coche una

línea anticuada, ni que asome lo

más mínimo al descubierto el

tubo de la fontanería oculta

porque haría feo. Nos preocupa

la forma de la copa de la

cafetería. No toleramos el tacón

gastado, erosionado, del zapato.

Somos muy civilizados…

Es la manera de dar carta blanca

a una frivolidad —«la ciudad

alegre y confiada» de Benavente

— que se obstina en no creer en

la tormenta y que ni siquiera

cuando truena se acuerda de

Santa Bárbara.

No nos engañemos.

Puede tratarse de una defensa

falaz frente a nuestros ritos

crueles que momentáneamente

soterrados, pueden un día u otro

salir a la superficie.

Cuando el derrumbamiento en

serie de las fichas de dominó

afecte a la nuestra.

(Juan Pasquau, «Las fichas de

dominó», Ideal de Granada,

2 abril 1975)

Sé el primero en comentar

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.